Eviten los errores comunes al realizar pruebas hidrostáticas

Una prueba hidrostática mide la integridad estructural y fuerza de recipientes a presión que poseen gases o líquidos. Algunos ejemplos de contenedores son tuberías en sistemas hidráulicos, cilindros de gas, extintores y calderas. Su aplicación permite que los operadores se aseguren de la ausencia de fugas y corroboren su seguridad estructural.

Ahora bien, existen algunos factores que propician la aparición de errores durante las pruebas hidrostáticas, además, pueden causar información inexacta y accidentes. Los operadores deben considerarlos siempre durante las aplicaciones de bancos de prueba, debido a que las fallas aparentemente mínimas pueden poner en riesgo su propia vida o la de personas cercanas.

No considerar las fugas en la sección por probar

Es importante constatar la presencia de fugas en la sección bajo prueba antes de alcanzar la presión necesaria. Se trata de un paso crucial para la continuidad de la prueba hidrostática. Si hay fugas al alcanzar presiones elevadas, aumentarán las posibilidades de un accidente, además, aparecerán datos erróneos.

No considerar el agua de prueba

Es importante utilizar agua cruda o tratada a la temperatura ambiental, además, no debe tener materia en suspensión ni estar sucia. La temperatura del líquido no debe superar los 50 °C ni estar por debajo de los 16 °C. Es importante tomar precauciones si la temperatura ambiental es menor a 0 °C, ya que se llega al punto de congelación del agua.

Falta de hermeticidad

No revisar el sellado del sistema de tubería encargado de inyectar líquido a la tubería bajo prueba, lo que causa datos erróneos y descensos de presión imprevistos.

No considerar la temperatura de la pared metálica

Si se usan recipientes con espesores de pared que superen los 50 mm, tienen que mantener la temperatura de la pared de metal a 15 °C por encima de la temperatura mínima de diseño, pero sin ir más allá de los 50 °C. De esta manera, reducirán las posibilidades de fractura del material de construcción.

No liberar la presión gradualmente

Es importante liberar la presión de forma gradual mediante la válvula de descarga. Ocurrirá una expulsión violenta de presión si hay una liberación brusca del líquido.

Omitir la filtración del líquido

Son varias las consecuencias de no filtrar el agua. Por ejemplo, si se usa agua de laguna o río, tienen que aplicar medidas para mantener a raya los microorganismos, ya que causan contaminación o favorecen los mecanismos de corrosión microbiológica.

Omitir la limpieza previa de tuberías

Las fugas, incrustaciones en el sellado y los datos incorrectos son consecuencia de no limpiar la parte interna de las tuberías antes de realizar las pruebas hidrostáticas en ellas.

Evitar la verificación del agua utilizada

Para realizar las pruebas hidrostáticas, tienen que verificar que el agua utilizada no dañe los materiales de fabricación de los equipos. Por ejemplo, utilizar líquido con un contenido máximo de cloruros de 50 ppm es lo más conveniente para equipos con acero inoxidable austenítico. También se recomienda no rebasar los límites para aleaciones específicas y considerar las pautas de la norma ISO 15156.

No presionar adecuadamente el equipo bajo prueba

Los equipos sometidos a la prueba deben presionarse de forma constante y paulatina. Durante este proceso, el gasto de la bomba tiene que regularse para disminuir las variaciones de presión; que deben monitorearse y registrarse para controlar y verificar la presión de la prueba hidrostática.

No verificar los elementos del banco de pruebas

Cuando reemplace elementos del equipo de pruebas (como tuercas, pernos, entre otros) es importante corroborar que sus propiedades sean iguales a los de diseño. De esta manera, evitarán deformaciones u otros accidentes.

Dañar elementos al llenar

Es importante llenar las tuberías, equipos o elementos del circuito bajo prueba de forma cuidadosa para que no se dañen los componentes internos de los equipos. La presión debe incrementarse de forma gradual en recipientes a presión. El incremento debe darse en tres etapas del valor de presión de prueba como mínimo al efectuarla con motivos de autorización de funcionamiento del recipiente. Las etapas son: 33, 66 y 100%.

Dejar aire dentro de la tubería

Es importante eliminar todo el aire restante en el interior de la tubería. Para ello, desalójenlo por lo puntos más altos del circuito y aumenten de forma lenta la presión para que no aparezcan incrementos súbitos.

No quitar conexiones

Las conexiones que no estén incorporadas en el circuito de pruebas tienen que aislarse o desconectarse si están presentes en el circuito bajo prueba. También aplica para toda válvula de alta presión diseñada para la seguridad del sistema.

No calibrar el manómetro oficial

Es importante que calibren el manómetro oficial para indicar la presión interna de forma local. La calibración requiere una certificación cuya antigüedad no debe superar el mes antes de realizar la prueba. La certificación tiene que estar a la vista de los operadores del sistema de bombeo. El rango del manómetro debe ser máximo de 4 veces la presión de prueba y mínimo de 1.5.

Sobrepresionar el sistema

Es importante usar una válvula de seguridad para ejercer el control de presión de prueba en la descarga de la bomba. Dicha válvula evita que el sistema se sobrepresione de modo que la presión incrementa por encima del punto de ajuste del control. Para tal efecto, pueden utilizar una bomba manual de desplazamiento u otros tipos que vuelvan sencilla la prueba.

Corregir el sistema presurizado

Eviten corregir o aplicar ajustes mientras el sistema está presurizado, debido a que puede liberarse la presión de manera brusca ante movimientos inadecuados. Despresuricen el sistema y efectúen las correcciones pertinentes.

Subestimar los valores de presión pre calculados para la prueba

Si cometen este error, ocurrirán fallas riesgosas.

Además de evitar los errores enlistados en esta publicación, es importante utilizar equipo adecuado para realizar las pruebas hidrostáticas. El más recomendado para aplicarlas es el banco de pruebas. En Maxipresstec encontrarán sistemas de alta presión de calidad. También se recomienda para pruebas fatiga/ciclo y de ruptura, y se diseña para ser durable y fácil de usar. Pueden equiparlo para usarlos con agua, aire, gas, aceite o una mezcla de fluidos, además, puede prepararse para pruebas hidrostáticas con agua o aceite.

Tenemos ejemplares automáticos y manuales con registro de datos y comunicación vía internet. Pueden añadirse cámaras de pruebas, ya sean verticales u horizontales. Tenemos equipos con diversos rangos de presión: desde 30 hasta 4,500 bar. Marquen al (722) 773 6689 o (722) 688 6351 o visítennos en Cristina 105A, Colonia Unidad Victoria, Toluca, Estado de México.

 

Publicaciones Recientes