Pruebas de presión hidrostática o neumática, ¿cuál elegir?

Antes de que sean utilizados por vez primera, muchos equipos son sometidos a pruebas para evaluar la integridad de su estructura. Por ejemplo, las pruebas de presión son muy aplicadas para tuberías, conductos o depósitos para corroborar que cumplan con las normas de seguridad vigentes. Entre tales pruebas de presión, destacan dos que son ampliamente usadas: prueba hidrostática y neumática. Para elegir la más conveniente, vale la pena conocerlas detalladamente, sus diferencias y procesos de aplicación.

¿Cuándo se requieren las pruebas de presión?

Este tipo de pruebas son cruciales en la fabricación de equipos y sistemas para uso industrial. Su aplicación asegura que los componentes inspeccionados operen adecuadamente sin representar un riesgo para el personal y las instalaciones donde se implementen. En realidad, se recomiendan a lo largo de la vida útil de los equipos y sistemas.

Por ejemplo, aquellas tuberías, cilindros, entre otros recién fabricados, necesitan someterse a las pruebas antes de implementarse, no obstante, también se indican tras su mantenimiento, reemplazo o reparación. Sin importar la etapa de la vida útil del equipo de alta presión, la finalidad de las pruebas es la misma: garantizar su máxima eficiencia y seguridad operativa.

Pruebas neumáticas

Se llevan a cabo con aire como medio de prueba para corroborar la integridad estructural de recipientes de transporte, tuberías u otros medios de contención industrial. Para aplicarlas, pueden usarse aire, nitrógeno u otros gases no tóxicos e inertes, además se necesita incluir dispositivos de control y liberación de presión para asegurar el bienestar de los operadores.

Pruebas hidrostáticas

Suelen aplicarse para el mantenimiento de tuberías. Implica la inyección de líquido (usualmente agua), en el sistema de tuberías para corroborar la presencia de fallas estructurales que posibiliten la aparición de fugas. Es un buen método para detectar estas últimas, especialmente las que son notorias solo con altas presiones operativas.

Diferencias entre pruebas hidrostáticas y neumáticas

Hay diferencias notables entre ambos tipos de pruebas, aunque la más obvia es el tipo de fluido utilizado: mientras que las pruebas neumáticas se realizan mediante la canalización de aire a través de ciertos equipos y componentes, las hidrostáticas usan agua como medio.

Hay otras variaciones, como:

  • El nivel de presión de las pruebas neumáticas suele estar un 10% por arriba del valor máximo establecido por los fabricantes del equipo o sistema bajo prueba, en cambio, el nivel de presión de las pruebas hidrostática es un 30% más alto.
  • Las pruebas neumáticas son recomendadas para sistemas de baja presión y las hidrostáticas para sistemas de alta presión.
  • Los índices más bajos de fallas de equipos son registrados con pruebas hidrostáticas, a diferencia de las neumáticas.
  • El aire usado en pruebas neumáticas no es reciclable mientras que el agua puede enviarse a otro sitio tras usarse.
  • Para las pruebas neumáticas se necesitan especialistas, en cambio, para las hidrostáticas no se requiere tanta capacitación, pero si tecnología sofisticada, como los bancos de prueba.
  • Los dispositivos de alivio de presión son recomendables en pruebas hidrostáticas, pero obligatorios en las neumáticas.
  • Las pruebas hidrostáticas necesitan limpieza tras aplicarse, como secado de los componentes, lo que no ocurre con las neumáticas.

¿Cómo se realiza la prueba neumática?

Como se mencionó, se aplica a una presión mayor que el 10% máximo especificado por los fabricantes. Para comenzar, se cierran las válvulas del equipo a someter, menos el puerto de entrega del medio de prueba (aire). Este último se utiliza para incrementar la presión del equipo o sistema de forma gradual hasta el valor requerido. La presión se mantiene mientras el sistema se revisa para detectar fallos, por ejemplo, aplicando sustancias para detectar burbujas en el exterior.

¿Cómo se realiza la prueba de presión hidrostática?

El proceso de la prueba hidrostática es más sencillo y tan solo se necesita la intervención humana para cerrar las válvulas del equipo o sistema bajo prueba, con excepción del puerto donde será introducida el agua. La acumulación del medio de prueba continúa hasta llegar a una presión alta específica. Esta última se mantiene por cierto periodo mientras se revisa que el sistema o equipo no presente alguna fuga.

La detección de fugas puede efectuarse de manera visual o con indicadores químicos que detectan la humedad. También pueden añadirse pigmentos fluorescentes al medio de prueba para facilitar la detección.

¿Qué método de prueba de presión es el adecuado para usted?

Ambos métodos pueden aplicarse para evaluar la integridad de los equipos de forma objetiva, no obstante, los expertos recomiendan elegir la que mejor se adecúe a las características de su sistema. Por ejemplo, para aquellas operaciones de alta presión que presentan baja sensibilidad a la humedad, se recomienda la prueba hidrostática con bancos de prueba para la detección de fugas. Si la humedad es un peligro para componentes sensibles o el equilibrio químico o si se requieren aplicaciones de baja presión, las pruebas neumáticas son la mejor opción.

Si se inclinaron por la prueba hidrostática, asegúrense de contar con equipo adecuado para que puedan aplicarla por cuenta propia. En Maxipresstec, lo encontrarán, ya sean bancos, mangueras de alta presión, entre otros. Soliciten más información al (722) 773 6689.

Publicaciones Recientes