3 contaminantes que pueden evitar en el aire comprimido con filtros de alta presión

Para muchas industrias es importante que el aire comprimido requerido en sus actividades sea de calidad, por lo que el uso de filtros de alta presión es vital. Si el aire amplificado contiene residuos, partículas, entre otros elementos indeseables, el producto final estará por debajo de los estándares exigidos. Esto puede repercutir considerablemente en las ganancias y en la imagen de las marcas.

Para garantizar un suministro de aire comprimido de calidad no solo es importante contar con excelentes filtros en línea, también deben conocerse los diversos contaminantes que pueden presentarse si el compresor no opera adecuadamente. Los tres principales son los siguientes:

1. Vapor de agua

El aire en el ambiente contiene siempre humedad. Se presenta en forma de vapor de agua y si logra infiltrarse en el aire comprimido aparecerán problemas como:

  • Costos elevados de mantenimiento.
  • Disminución de vida útil del compresor.
  • Bajo rendimiento de los instrumentos.
  • Tasas elevadas de rechazo con inyección de plástico y pintura en aerosol.
  • Presencia de fugas.
  • Alteraciones en el sistema de control.
  • Reducción de la vida del sistema de tuberías a causa de la corrosión.

El vapor de agua puede aislarse mediante accesorios como los filtros de alta presión o en línea, sin embargo, también se requieren post enfriadores, separadores de condensado, secadores refrigerantes y secadores de adsorción.

Un equipo que opera con una sobrepresión de 7 bar puede comprimir el aire a 7/8 de su volumen. También disminuye la capacidad del aire para retener el vapor de agua en la misma fracción. Esto hace que sea considerable la cantidad de humedad que se libera. Pongamos un ejemplo: los compresores de 100 kW capaces de aspirar aire a 20 °C y una humedad relativa del 60% liberarán cerca de 85 L de agua en tan solo una jornada de ocho horas.

Es importante señalar que la cantidad de vapor de agua que será separado depende del área donde se aplique el aire comprimido. Esto determina la combinación adecuada de accesorios para regular la humedad, como filtros, secadores o enfriadores.

2. Aceite

Varía en función de factores como el tipo de equipo, su diseño, estado y antigüedad. Con respecto al diseño de los compresores, existen dos tipos principales: los que operan con lubricante en la cámara de compresión y los que no necesitan.

En los compresores requieren lubricante, el aceite es importante en el proceso de compresión por lo que está incluido en el aire comprimido ya sea de manera total o parcial. Sin embargo, en los compresores más modernos de pistón y tornillo lubricados, es bastante reducida la cantidad de aceite. Pongamos un ejemplo: en los compresores de tornillo con inyección de aceite, el contenido en el aire comprimido es menor a 3 mg/m3 a 20 °C.

Tanto en los compresores modernos como en los modelos pasados, el contenido de aceite puede disminuir considerablemente con la instalación de filtros de alta presión en línea. Si los escogen deben considerar factores como los costos asociados, marca del producto, micras requeridas, compatibilidad, entre otros.

3. Microorganismos

La mayoría de los elementos que contaminan el aire comprimido poseen un tamaño que no supera las dos micras, por lo tanto, pueden atravesar los filtros de entrada de los compresores si sus agujeros no son del tamaño adecuado. Si logran acceder, se esparcirán en el sistema de tuberías y mezclarán con los restos de aceite y agua. Esto propicia el crecimiento de microorganismos y disminuye la calidad del suministro de aire.

Los filtros de alta presión colocados de manera directa después del compresor pueden ayudar a reducir la aparición de microorganismos. Sin embargo, para lograr que el aire comprimido sea lo más limpio posible, debe mantener bajo control el crecimiento de bacterias después del filtro.

La situación puede complicarse debido a que gases y aerosoles se suelen concentrar en gotas (por carga eléctrica) inclusive tras haber pasado por varios filtros. Si se adquieren filtros inadecuados o de mala calidad los microorganismos pueden proliferar a través de sus paredes. Es por ello necesario que soliciten la asesoría de un experto que les indique qué deben hacer para evitar la contaminación por microorganismos y qué filtros en línea son los más adecuados para sus compresores.

Los microorganismos son sumamente pequeños, entre los que se incluyen virus y bacterias. Generalmente las bacterias miden de 0.2 a 4 micras y los virus de 0.3 hasta 0.04 micras. Debido a ello suelen pasar a través del filtro de entrada de los compresores. A diferencia del agua y el aceite que son más regulables, es necesario controlarlos adecuadamente con remplazos de filtro y limpiezas periódicas.

Los microorganismos pueden ser un problema serio para muchas industrias, aunque no tan graves como los contaminantes anteriores. Ciertas investigaciones han señalado que pueden prosperar en los sistemas de aire comprimido con aire no seco y de alta humedad. Por ello no deben dudar de la posibilidad de su proliferación en sus compresores.

Ahora bien, el aceite y otros contaminantes pueden servir como nutrientes para los microorganismos. La solución más efectiva consiste en secar el aire a una humedad relativa mayor al 40% (los cual es posible usando cualquier tipo de secador) e instalar filtros de alta presión estériles en el sistema. Deben de colocarse en una carcasa de filtro que pueda abrirse o facilidad o permita esterilizar con vapor in situ. Esto último debe efectuarse con frecuencia para que el aire mantenga una buena calidad.

¡Los mejores filtros de alta presión para sistemas de aire comprimido con Maxipresstec!

Ahora que saben cuáles son los principales contaminantes en los sistemas de aire comprimido y las maneras en que pueden evitarlos, adquieran los accesorios necesarios con proveedores reconocidos.

Si requieren filtros en línea o algún sistema de alta presión como los amplificadores de aire Maximator, contacten a los expertos de Maxipresstec. Estamos a su disposición vía telefónica al (722) 773 6689 y (722) 688 6351 y al WhatsApp +52 (722) 784 9175 y +52 (722) 647 2680. Les brindaremos una solución integral para sus sistemas de alta presión con  la mejor calidad a precios competitivos.

Publicaciones Recientes