3 pasos para solucionar problemas en reguladores y reducir los fallos

Los reguladores de alta presión se diseñan para controlar la presión considerando los parámetros del sistema. Quizá, ocurra un aumento o caída de presión aguas abajo, que comprometan la seguridad y calidad del proceso. Reconocer los cambios imprevistos de presión permite corregir antes de que ocurran daños mayores. Hay varios factores que influyen en las variaciones de presión y ciertos problemas frecuentes pueden detectarse y resolverse. A continuación, mencionaremos tres pasos para solucionar problemas en reguladores y prevenir que fallen.

Paso uno: entender los requisitos del proceso y elegir el mejor regulador

Lo primero que deben hacer para solucionar problemas en los tipos básicos de reguladores de alta presión es revisar los requisitos de su proceso, como presión del sistema, temperatura, caudal, fluidos y sensibilidad del proceso. Esto es importante para saber si instalaron el tipo adecuado de regulador. Básicamente, si controlarán la presión aguas arriba, requieren un ejemplar de contrapresión, en cambio, si controlarán la presión de una fuente antes de que llegue al proceso principal, requieren un reductor de presión.

Su proceso puede comprometerse si utilizan un regulador equivocado, que es un error común en empresas jóvenes. Acérquense a un experto si no saben cuál necesitan. Una vez que comprueben que el regulador es el adecuado, procedan con el siguiente paso.

Paso dos: determinar la naturaleza del problema

Identifiquen por qué ocurre el problema. Pueden ser dos las causas:

  • La presión está por debajo de la presión de consigna aguas abajo.
  • Supera la presión de la consigna de aguas arriba.

En el último caso, lo más común es que ocurra por dos fallos:

  • El primero se conoce como creep y ocurre inmediatamente después de la primera puesta en marcha de los reguladores de alta presión, cuando los residuos fluyen a través del sistema. Los contaminantes generan un espacio fino entre el obturador y el asiento, lo que incrementa la presión aguas abajo. Si los componentes aguas abajo no se diseñan para que las presiones circulen por él asiente, el fenómeno será problemático y peligroso. Puede evitarse si se instalan adecuadamente, se filtra previamente y se adquieren kits de repuestos.
  • La segunda falla consiste en las variaciones de la presión de entrada o SPE (Supply Pressure Effect), por sus siglas en inglés, que deriva en variaciones en la presión de salida. Si baja la presión de entrada, la presión de salida subirá por arriba de los requisitos de su sistema. Continúen al siguiente paso si detectaron que la SPE afecta a sus presiones de disparo.

Ahora bien, en caso de que la presión caiga por debajo de la presión de ajuste, es probable que los reguladores de gas (que son importantes para la seguridad industrial) o líquidos no tengan el tamaño adecuado para los requisitos de caudal de sus aplicaciones. Por ejemplo, cuando la presión de ajuste del dispositivo se encuentra en 70 psi y aumenta el caudal sin que se aplique una solución en el regulador para compensarlo, las probabilidades de que la presión caiga por debajo de los 70 psi son altas.

La caída de presión anterior es conocida como droop. Es posible determinar si el regulador posee las dimensiones correctas para su aplicación con ayuda de una herramienta de cálculo de curvas de caudal. Si detectaron que esta es la causa del problema, diríjanse al siguiente paso. En caso de que ambos problemas frecuentes no sean la causa de los inconvenientes con el regulador, probablemente haya una dificultad más compleja. Un proveedor les ayudará a realizar una mejor evaluación.

Paso tres: examinar las opciones de otros reguladores

Hay alternativas que disminuyen mejor que otras los efectos de la SPE. Por ejemplo, los reguladores de alta presión con un diseño de obturador equilibrado ayudarán a reducir la zona en la que tiene efecto la presión de entrada. En la mayoría de los casos, la variación en esta última puede minimizarse con un esquema de disminución de presión en dos fases. Conlleva la instalación en serie de dos reguladores de una etapa o combinar ambos en un solo ensamblaje.

Si detectaron que el problema es un tamaño inadecuado, elegir este equipo de alta presión con un mayor coeficiente de caudal disminuirá las probabilidades de caídas indeseadas de presión. Los proveedores deben ayudarles a dimensionar un regulador según sus aplicaciones. Otra solución es recurrir a un regulador pilotado en vez de uno de muelle, que es más resistente a las variaciones de caudal y mantienen las presiones de consigna en aplicaciones con altas variaciones de caudal.

Estos problemas son las causas comunes de bajo rendimiento de reguladores, aunque hay otros factores en las aplicaciones que pueden influir negativamente. Es importante acercarse a expertos que les orienten para elegir la opción más adecuada según las necesidades de sus aplicaciones. En Maxipresstec somos su mejor opción.

Pueden compartirnos los problemas que experimentan con sus viejas reguladores para elegir un ejemplar que ofrezca un mejor rendimiento de su sistema de fluidos. Pidan más información sobre este u otros productos para sistemas de alta presión a través de la línea (722) 688 6351.

Publicaciones Recientes