Bancos de pruebas como modelo de confianza en tus productos

La utilización creciente de los test hechos en bancos de prueba, han hecho que con el tiempo evolucionen de una manera confiable y constante las distintas industrias y el tipo de medios y modos de fabricación de las mismas, lo cual se ve reflejado en la alta calidad de la gran mayoría de los productos que día a día satisfacen nuestras necesidades, como pueden ser: calzado, alimentación, maquinarias, vehículos o la variedad de los distintos “gadgets” que usamos, ya casi inseparablemente, en el trabajo diario. Desde los albores del desarrollo de la industria hasta nuestros días, poco a poco, pero de manera constante, la mayoría de los productos que consumimos han pasado de ser productos hechos a mano, a ser artículos producidos en masa.

Como resultado, hoy en día los productos industriales dominan bajo un estándar sobre los productos hechos de manera artesanal, a veces bajo estándares poco estables o muchas veces con bajo control de calidad; aunque algunos sectores aún hoy en día requieren del virtuosismo dela mano de obra tradicional.

Los recursos y sistemas de prueba, así como la industria que los rodea, son una herramienta importante para mitigar los posibles daños y pérdidas en el futuro.

El objetivo de todo proceso de producción de alta calidad debe enfocarse enlograr que un producto tenga la mejor y más confiable funcionalidad al menor costo posible. Todos saben que el costo lo establecen, entre otras cosas, las materias primas utilizadas, los costos laborales, la depreciación de las infraestructuras y las máquinas necesarias para la producción, etc. En resumen, el costo de un producto tiende a ser un cálculo matemático relativamente complejo, pero un cálculo, que impacta en los usuarios finales de los productos. Sin embargo, a veces la funcionalidad de un producto no es tan trivial como hacer una operación matemática, implica un compromiso de calidad con el usuario, lo cual se ve reflejado en la confianza con la que consumen los productos.

Para garantizar dicha funcionalidad, se realizan ciertos controles pertinentes durante el proceso de producción, para garantizar que el producto es apto para cumplir con el propósito para el que se ha fabricado. En otras palabras, hay que hacer que el producto funcione correctamente en todas las situaciones para las que se ha especificado. Para lograr esto, los bancos de prueba se establecen o definen, en las distintas industrias, para garantizar que un producto no se lanza al mercado con algún tipo de defecto. Por lo tanto, se puede decir que una prueba funcional es un proceso que consta de una serie de acciones que permiten verificar la funcionalidad del producto en cuestión.

Dependiendo del tipo de producto en cuestión, y dependiendo de sus distintas especificaciones, las pruebas se pueden realizar directamente en el producto mismo. Sin embargo, en ocasiones puede necesitarse un recurso externo para realizar la prueba, y que a su vez recopile los datos de la prueba en sí (telemetría), y posteriormente simule cómo podría comportarse el producto final, para verificar los componentes por separado, etc. Dichos recursos externos se definen como bancos de prueba.

Más específicamente y por poner un ejemplo fácil de ver, en la industria aeronáutica se definen numerosas pruebas funcionales para probar los diferentes sistemas de una aeronave. Como se mencionó anteriormente, cada prueba puede requerir recursosmuy específicos para llevar a cabo las verificaciones en el sistema de las aeronaves en cuestión. En muchos casos, los aviones comparten multiplicidad de sistemas, y los recursos necesarios para probarlos a menudo coinciden. En términos generales, sin embargo, el uso de uno u otro recurso dependerá de cada avión y la configuración definida para él. Por ejemplo, los recursos necesarios para probar un avión comercial, como es el caso del Boeing 747, son diferentes de los de un Airbus A320; independientemente de que ambos sean aviones comerciales,los dos cuentan con diferentes configuraciones que plantean escenarios de análisis distintos. Por lo tanto, cada uno tendrá sus propios recursos de prueba específicos para sus propios sistemas específicos también. Los tipos de recursos y sistemas de prueba en un avión son numerosos.

Dependiendo de lo que deba ser probado, pueden ser recursos eléctricos, mecánicos, hidráulicos o neumáticos. También dependiendo de su complejidad, pueden ir desde un simple multímetro, para medir el aislamiento en un haz de cables, hasta bancos de prueba más complejos para presurizar el avión. También pueden ser recursos autónomos específicos para probar sistemas individuales, o sistemas de prueba automatizados asistidos por computadora que pueden verificar cientos de señales eléctricas al mismo tiempo.

En estos casos complejos, donde se necesitan cálculos sobre mecánica de fluidos, diseño de circuitos eléctricos, diseño de aplicaciones informáticas, interfaces de comunicación, etc., es evidente la necesidad de ingeniería aplicada a esos sistemas. Esta es la razón por la cual las compañías que desarrollan productos que necesitan ser probados para funcionalidades complejas (como las de un avión) tienden a tener departamentos de ingeniería y proveedores específicos para fabricar esos sistemas.

La historia ha demostrado que no probar adecuadamente un producto en un proceso de producción, conducirá inevitablemente a algún tipo de incidente que implique pérdidas económicas para la empresa, en el mejor de los casos.

Hace apenas unos meses, por ejemplo, la marca líder mundial en la fabricación de teléfonos inteligentes lanzó una terminal defectuosa al mercado, que se incendiaría con el uso cotidiano. Investigaciones posteriores revelaron que la causa fue una falla en el proceso de fabricación de sus baterías. El incidente causó pérdidas sustanciales a la compañía, una caída del 8% en el precio de sus acciones y los analistas estimaron pérdidas que ascienden a alrededor de $15 mil millones. Esta es una anécdota que ejemplifica brevemente las consecuencias de no realizar las pruebas pertinentes para un producto. Como medida preventiva para recuperar la confianza de los usuarios, la compañía lanzó un anuncio que muestra los diferentes procesos de prueba sobre la resistencia y el funcionamiento de los dispositivos, junto con los recursos y sistemas utilizados en ellos.

Como una conclusión, los bancos de prueba participan de una manera constante al final de cualquier proceso de producción. No obstante existe una tendencia a reducir costos en el sector industrial, porque es común pensar, que el diseño es perfecto y que el producto está en consonancia con su diseño. Sin embargo, hechos como los que se muestran en el ejemplo han demostrado que los recursos y las pruebas pertinentes, así como la industria que los rodea, son una herramienta importante para mitigar los posibles daños y pérdidas en el futuro.

Contáctanos, en Maxipresstec podemos ayudarte a evitar pérdidas probando adecuadamente los productos de tu negocio con un banco de pruebas manufacturado a tu medida.

Publicaciones Recientes