¿Por qué implementar programas de mantenimiento antes de necesitar la reparación de booster?

En las industrias, desde hace varios años se ha prestado una especial atención a los programas de mantenimiento de los equipos de alta presión, booster y bombas reciben cuidados especiales para evitar el gasto que conlleva la adquisición de equipo nuevo y las pérdidas que puede ocasionar una falla en estos sistemas; reparación de booster es parte del mantenimiento correctivo, que se realiza cuando se presenta alguna situación como principios de falla.

La reparación de equipos, el desensamble y reparación o reemplazo de piezas, el suministro de nuevos booster y la posible problemática presentada mientras se realiza la reparación, ha ocasionado que las industrias estén conscientes de la importancia del mantenimiento preventivo sobre el correctivo, pues este es más económico y se enfoca en la prevención de problemas, mientras que el correctivo se enfoca en la reparación de fallos.

En muchas industrias se ha implementado programas de mantenimiento y prevención enfocadas en los empleados, especialmente en quienes ocupan el booster y el sistema en general, de modo que conozcan la importancia del equipo y le den mayor cuidado mientras se encuentra bajo su responsabilidad.

Un buen programa de mantenimiento se basa en conocer el rol que los operadores ejercen en la maquinaria en general, ya que este es el primero en percibir las señales de una posible falla, como ruidos extraños, vibraciones, una disminución en la potencia o en el rendimiento; es el operador quien en un primer momento puede realizar una labor preventiva para evitar los daños graves, que pueden presentarse cuando una máquina es forzada a trabajar. Por ello se recomienda que el operador cuente con capacitación sobre el uso y mantenimiento preventivo, para estar consciente de cuándo se requiere la reparación de booster, pero también de cómo prevenir una avería.

El o los operadores deben adquirir buenos hábitos para operar en equipo y para capacitar al personal que le asiste, en caso de delegar trabajo, esto es de gran ayuda para reducir el desgaste del equipo y el exceso en consumo de energía; la práctica incorrecta surge de la falta de conocimiento del sistema y de los estándares adecuados de operación, y no siempre de un operador negligente o descuidado. Además, muchos operadores dan prioridad a otras de sus obligaciones, por ello es necesario programar ciclos de mantenimiento, con base en las necesidades de cada máquina, pues entre más se utilice y más condiciones extremas soporte, más cortos serán los ciclos de mantenimiento preventivo.

Ya que el booster forma parte indispensable de las industrias de aceite, gases y aire, en donde los gases industriales se pueden comprimir a presiones muy altas, se requiere de alto cuidado, pues las fugas pueden provocar una explosión. Al conocer el riesgo potencial, operadores y empleados en general pueden brindar toda su cooperación para mantener en buen estado al sistema, con el fin de obtener el máximo de eficiencia y el mínimo de reparaciones y de paradas de los sistemas.

Un sistema de suministro de presión alta no se mantiene solo, pero debemos saber que la frecuencia de mantenimiento no es igual para todos los booster, sino que varía con las condiciones de operación y el material con el que se encuentran en contacto, ya que si se manejan líquidos limpios y no corrosivos se requiere un mantenimiento menos frecuente que un booster del mismo tamaño y características, pero que se dedique al manejo de gases.

Se recomienda realizar inspecciones periódicas, con frecuencia determinada dependiendo del material y tipo de servicio, entre más pesado sea el trabajo más frecuente debe ser la inspección. Esta debe ser completa e incluir la revisión precisa de las partes estacionarias y giratorias del sistema, así como la detección de roces o de la aparición de corrosión.

En caso de que se presente una falla que requiera la reparación de booster, se recomienda no armar y desarmar el equipo a menos que contemos con profesionales en la empresa, de lo contrario se puede ocasionar una falla mayor; en cambio, si el personal cuenta con capacitación, el armado y desarmado para revisar el interior de las piezas, puede ahorrar tiempo, trabajo y fallos al detectarse las causas de una posible avería o del principio de un fallo.

Durante la inspección se deben limpiar las partes del sistema cuidadosamente, eliminando posibles residuos u óxido, incluso se pueden lubricar con un aceite adecuado las partes que así lo requieran pues la película lubricante protege al sistema del lodo, depósitos de sustancias extrañas o residuos, que pueden dañar las superficies de las maquinarias.

Al finalizar la revisión, se debe re-ensamblar la maquinaria con precisión, ya que las partes son pequeñas y se debe tener el mayor cuidado para conservar las tolerancias entre las partes giratorias y las pequeñas, pues una que quede torcida, mal ensamblada o que se le quede suciedad, puede ser la causa de fallos o de daños a futuro.

Por esta situación recalcamos la importancia de la capacitación del personal, así como de contar con profesionales como MAXIPRESSTEC, los expertos en reparación de booster, que podemos ayudar a las industrias a realizar programas de mantenimiento preventivo y correctivo, previniendo el recambio de los sistemas, ya que esta situación puede afectar el bolsillo de las empresas.

Ya que somos expertos, conocemos los mecanismos de limpieza, tratamiento especial a las necesidades y labores del booster que pueden trabajar con fluidos reactivos y agresivos; además, conocemos muy bien las marcas de booster y sabemos sus características, por lo que garantizamos un trabajo de calidad, con refacciones originales y que devolverán la funcionalidad a los equipos para que sigan operando durante varios años.

Publicaciones Recientes